Satanás considera a los
santos

Porque por gracia sois salvos

Búsqueda personalizada
Diccionario bíblico
Página Principal
El Creyente y la Ley Moral de Dios
Regresar al Listado de Estudios
Locations of visitors to this page

Apuntes tomados por Martha Iñiguez Moreno del sermón:

Satanás considera a los santos

2 Corintios 2.11 (Porque no seamos engañados de Satanás: pues no ignoramos sus maquinaciones.), un texto muy importante, que dice, en relación con el perdón de aquel hombre que cometió adulterio y fue expulsado de la membresía de la iglesia en Corinto, luego viene este comentario: No seamos engañados por Satanás, para que no nos engañe Satanás, en la versión moderna dice: para que no gane ventaja alguna sobre nosotros Satanás, pues no ignoramos sus maquinaciones.Job 1.7-11 7 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? (la idea es en vano) 10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11 Pero extiende ahora tu mano (este es el desafío) y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.El prefacio es crucial, lo que vemos en libro de Job es lo siguiente, desde la perspectiva personal de este gran siervo de Dios, Job fue sujeto a toda una serie de maquinaciones y estratagemas de ataques de parte del enemigo y cuando hacemos una lista, un análisis, un resumen de las distintas maneras en que Job fue probado por Satanás:
  1. En sentido material, perdió todas sus posesiones, su dinero, su riqueza
  2. Job fue probado en sentido físico, las descripciones de sus enfermedades son las más espantosas que encontramos en la Palabra de Dios, hasta llegó al punto en que su cuerpo apestaba y nadie se le quería acercar por el mal olor que estaba rodeando a este gran siervo de Jehová.
  3. En sentido social, sus tres mejores amigos se convirtieron en sus peores enemigos.
  4. En sentido matrimonial, surgió un terrible conflicto entre Job y su esposa y desde el principio de la narración perdió todo, el apoyo, el amor, su amor le hizo la sugerencia de que sería mejor suicidarse y salir de este mundo lo más rápido posible.
  5. En sentido paternal, habiendo perdido sus 10 hijos.
  6. En sentido mental, puesto que a lo largo y ancho del libro, hasta que se llega a los capítulos finales, Job no puede entender el porque de todo esto, y no puede entender en relación con esta lista de pérdidas porque Dios lo estaba sujetando a este tipo de catástrofes y Dios nunca le dijo el porque.
  7. En sentido espiritual, habiendo perdido en repetidas ocasiones a lo largo del libro su plena confianza en las promesas de la Palabra de Dios. Le encontramos sacudido, cuestionando y dudando, hasta el extremo de discutir con Dios. Lo encontramos metido en una confusión mental y espiritual.
Encontramos que a través de todo esto Dios nos enseña mucho acerca de nosotros mismos, acerca de nuestras vidas, acerca de las maquinaciones de nuestro enemigo, acerca de la unidad de la iglesia incluso.La Biblia nos dice mucho acerca de este adversario identificado en el versículo 7 como Satanás. Muchas personas se equivocan en sus ideas (expulsión de demonios, exorcismos, etc.), en nuestro contexto el día de hoy, veremos que Satanás no es una fuerza, sino una persona, es un ser vivo, activo, que lo vemos actuando en la narración a lo largo de la Biblia en diferentes puntos en donde hace acto de presencia, vemos la realidad de su personalidad, vemos algo de su actividad en este mundo. El libro de Job nos habla en forma directa de cómo, lo dice el apóstol Pablo, no debemos ignorar sus maquinaciones, por un lado, y por otro lado, no debemos darle a este enemigo nuestro ninguna ventaja sobre nosotros.El diablo existe, es un espíritu inteligente y personal, el mal y el pecado que existen en el universo no son cosas que existen por si solas, sino que provienen de seres vivos inteligentes, es a saber de Satanás y sus ángeles, el diablo no es un mito, no es un ser imaginario, sino que es un ser real que hace precisamente en sus acechanzas y maquinaciones lo que vamos a ver el día de hoy.El diablo tiene sus métodos y sus metas, tiene una larga lista de tácticas para hacernos mucho daño, algo de esas tácticas y maquinaciones se manifiestan en la lectura de la lista de nombres que se le son otorgados en la Palabra de Dios. Este enemigo nuestro es llamado el adversario, el acusador de los hermanos, el maligno, el ángel del abismo, Belcebú, príncipe de los demonios, príncipe de la potestad del aire, belial, el dios de este mundo presente, el tentador, aquella serpiente antigua, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia, el hombre fuerte y armando en el lenguaje de nuestro Señor Jesucristo, el mentiroso, el padre de mentiras, el engañador. El diablo muestra algo de sus maquinaciones y tácticas en estos nombres que le pertenecen, el diablo es una criatura más fuerte que nosotros, mas inteligente que cualquier ser humano, que se dedica a hacer guerra contra los santos, guerra contra los creyentes, el diablo conoce perfectamente bien la naturaleza humana caída y a cada uno de los seres humanos.Satanás no es omnisciente, Satanás no es omnipotente, pero de todos modos tiene sus cómplices, su ejército, su co-conspiradores, sus compañeros de milicia en contra de Dios y a través de muchos seres que son ángeles caídos como el, el diablo tiene acceso a toda la información necesaria acerca de nosotros. Repito, no es omnisciente, no puede leer los pensamientos ni el corazón de nadie, pero a través de todo un ejército de ayudantes, esa es la palabra, tiene acceso a cada ser humano en la forma más íntima posible.Satanás sabe mucho acerca de cómo tentar, como seducir, como engañar, incluso como, en el caso de los creyentes, vencerlos momentáneamente. Ha tenido muchísima experiencia, se trata de más de 6,000 años de historia. Nunca se ha visto obligado a cambiar esas maquinaciones, nunca se ha visto obligado a cambiar sus tácticas. Sus métodos siempre han tenido éxito, ningún ser humano jamás ha podido mantenerse firme ante las maquinaciones de este enemigo, salvo aquellos que se encuentran vestidos de toda la armadura de Dios.Satanás es tan seguro de sí mismo, tan confiado en sus tácticas y metas que se atrevió a tentar a nuestro Señor Jesucristo, atacándolo directamente en el desierto, citándole versículos bíblicos, mal aplicándolos pensando que aún al Hijo de Dios encarnado le podría engañar, pero vean como: con la Biblia en sus manos, mal citando y mal aplicando versículos de la Palabra de Dios.Pero lo que nos interesa el día de hoy es:Precisamente la manera en que Satanás considera a los creyentes. En el contexto que ya hemos planteado, Satanás ya había considerado cuidadosamente a Job, Satanás ya estaba completamente convencido respecto a sus conclusiones y el veredicto pronunciado en contra de Job, Satanás considera a todos los creyentes, sin excepción, en una forma parecida a lo que hizo con Job, después de haber examinado cuidadosamente el caso particular de Job, llegó a la conclusión a la cual casi siempre llega: de que Job no era más que un hipócrita (la palabra griega es uno que se pone la máscara, un actor, uno que pretende ser algo que no es). Job según Satanás, no era solamente hipócrita sino el más grande farsante de aquel entonces, uno que decía creer en Jehová, pero que en realidad le servía por sus propios intereses, en base a algo egoísta, en base algo personal, en base a algo que le beneficiaría a Job nada más. (Y aquí entran todas aquellas personas que van a la iglesia para que Dios les solucione todos sus problemas o que el cristianismo es una fórmula mágica para tener una vida cómoda y próspera en la tierra, o pensando que se puede hacer algún tipo de cambalache con Dios. Todas estas personas están completamente equivocadas, y son parecidas a lo que Satanás dijo respecto a Job, son personas que quieren usar a Dios, que quieren bendiciones de Dios y que ven al Creador como el Dios de mil usos todopoderoso ayudante del hombre y nada más. Todas estas personas son tal como lo dijo Satanás: hipócritas y los textos en el Nuevo Testamento que hablan del fin y destino que Dios les tiene preparado a estas personas son los más espantosos de la Palabra de Dios).Ahora vean, Satanás no solamente había examinado a Job, no solo había concluido: Este Job te sirve por motivos egoístas, sino que se atrevió a decirle a Dios en su cara: que si tu le quitaras tus bendiciones el manifestará inmediatamente su falsedad y su hipocresía.¿Cuáles son las cosas que Satanás considera al examinar a los creyentes? ¿Cuáles son las cosas que toma en cuenta? La lista es muy interesante e importante:
  1. Considera en primer lugar una lista de cosas que lo hacen a el diferente de nosotros, comenzando con el hecho de que Satanás no se considera a el mismo como un siervo de Dios. Esto es algo importante, Satanás es un rebelde, traidor, apostata, líder de la gran rebelión o rebeldía a nivel cósmico en contra de nuestro Dios, y mira a todos los creyentes y nos considera como necios, tontos, ciegos, la palabra griega en el Nuevo Testamento es como esclavos de Dios, esclavos voluntarios de Jehová, el se considera a sí mismo como libre de esa esclavitud, como uno que nunca va a servir voluntariamente a Dios, Satanás es una criatura caída, que no tiene esperanza alguna de salvación, todos sus seguidores de igual manera a él, los ángeles caídos, están destinados a ser condenados eternamente; y al mirarnos a nosotros dice que somos los esclavos necios de Jehová, mientras el no lo es.
  2. Considera la diferencia que existe en relación con nuestros destinos. (Y aquí se ven que todo esto de la subconciencia, todo lo que dijo Freud, respecto a que no somos culpables de nuestros actos, sino todo lo que está grabado en la subconciencia, echarle la culpa a alguien que no existe (el subconsciente, el ego). Satanás considera la diferencia entre su destino y el nuestro, Satanás no tiene esperanza alguna de escapar del juicio de Dios, todos los seres humanos en general tienen cierta esperanza, los creyentes en el Evangelio de Cristo Jesús tienen algo garantizado, la garantía de nuestro Dios de que nuestro destino eterno será glorioso. Hay un Evangelio de salvación para nosotros, hay un camino de reconciliación a través de Cristo, hay verdadera esperanza viva y eterna en Cristo Jesús. Pero Satanás nos mira, y dice, a todos estos que se identifican como creyentes, los odio, porque primero son los siervos de mi enemigo y segundo son destinados, según las promesas de El, a disfrutar la vida eterna en toda su plenitud.

Satanás sabe a ciencia cierta, que cuando los creyentes llegan a este destino eterno, cuando los creyentes llegan a la plenitud de la vida eterna, incluyendo la resurrección y glorificación de sus cuerpos, que se quedarán para siempre fuera de su alcance, que serán removidos fuera del alcance de sus maquinaciones, estratagemas, sus engaños, tentaciones y seducciones. Entonces se dedica mientras los creyentes nos encontramos aquí en la tierra, a hacer guerra en contra de nosotros, envidándonos, odiándonos, aborreciéndonos, con el aborrecimiento más profundo posible, Satanás envidia no solamente el destino eterno de todos los creyentes, esto a nivel de su subconciencia, aún más, Satanás envidia la felicidad espiritual que todos los creyentes disfrutamos ahora. Satanás no es feliz, no puede obtener nunca jamás la verdadera felicidad, en el verdadero sentido de la palabra, no tiene nada de gozo, nada de alegría, nada de contentamiento, nada de felicidad y sabe que los creyentes disfrutamos en cierta medida, creciente en teoría, de estas realidades todos los días de nuestra vida. Pero Satanás es una criatura descontenta, es super inquieta, super miserable, para decirlo así, la criatura más inquieta y miserable que existe en el universo se llama Satanás. Y anda por todos lados tratando de sembrar la misma inquietud, miseria, descontento y envidia a cualquier persona que parece ser, como Job al principio del libro, feliz, contenta, gozando de las bendiciones de Dios, libre y seguro de su destino eterno. A Satanás le gusta meterse de por medio con todas estas personas, y comienza a murmurar, a quejarse, a sugerir cosas, a levantar acusaciones en contra de la providencia de Dios, en contra de los decretos de Dios, en contra de los atributos de Dios, y aún peor, al compararse con nosotros, considera el hecho de que el probablemente terminará ganando en esta guerra. Esta convencido de que de veras puede ganar, de que saldrá victorioso en su guerra en contra de los hijos de Dios, y a lo largo y ancho del libro de Job, parece ser que sí, que tuvo más que un gran éxito, que tuvo una de sus obras maestras, uno de sus éxitos mayores.

Pero Satanás además de considerar estas distinciones entre su condición y la de todos los verdaderos creyentes en Cristo Jesús, hace una lista de cosas en su consideración hacia nosotros, y en esta lista quiere detectar cualquier falla, defecto, deficiencia, incongruencia o debilidad en los creyentes:
  1. Se fija en todos los pecados cometidos por todos los que se identifican como creyentes, estos pecados son usados para acusarnos ante el trono de Dios. A Satanás le fascina el hecho de que todos los creyentes pecamos, ya que usa estos pecados para acusarnos, echándolos en la cara de nuestro Padre celestial.
    También le fascina además de ver todos los pecados visibles, hasta el punto que puede detectar todos los pecados secretos, ocultos, aquellos pecados que solamente Dios y nosotros y quizás ninguna otra persona en el universo, salvo Satanás, tiene conocimiento de estos pecados. Satanás sabe muchísimo acerca de nuestros pecados personales, aunque no es omnisciente ni omnipotente, aunque no puede leer nuestros pensamientos, Satanás sabe más acerca de nuestros pecados que cualquier otras persona, salvo Dios y se basa en este conocimiento para atacarnos, engañarnos y seducirnos y en este sentido para llevar a cabo su guerra. Se basa en estos conocimientos para acusarnos ante nuestro Padre celestial, burlándose de nosotros. Mira con gran admiración todos los rastros que quedan del viejo hombre que se manifiestan todavía en nosotros, y en los momentos en los que nos puede llevar cautivos, como lo dice Pablo en Romanos 7, que es algo momentáneo y pasajero, se regocija, es el único goce que conoce, con júbilo, declarando victoria en contra de Jehová, pensando que así nos puede volver a esclavizar, a dominar y quizás así nos puede convencer que podría ser más útil regresarnos a su servicio. El no se considera como siervo de nadie, al contrario, todos sus ángeles caídos le sirven y todos los seres humanos inconversos sin excepción son sus esclavos voluntarios, y el piensa que sería una victoria, quizás la más grande posible para el, convencer solamente a algunos creyentes a que sería mejor regresar a su servicio y entregarse a sus garras, al fin de cuentas el paga muy bien a sus siervos, al fin de cuentas el les puede proporcionar cosas que Dios jamás les va a dar y así sucesivamente.
  2. No solamente se fija en el pecado, sino en todos los líderes (aquí podemos poner: pastores, maestros.) Se está incluyendo a todos y cada uno de los creyentes que tienen alguna responsabilidad, puesto de liderazgo o responsabilidad en la iglesia o en la obra de Dios. Se fija en estas personas tal como lo hizo con Job, escuchen la descripción de este Job, lo que dice Dios acerca de Job: "¿No haz considerado a mi siervo Job?, no hay otro como el en la tierra, el es un varón perfecto" Perfecto no quiere decir sin pecado, sin defecto, sino simplemente maduro, plenamente desarrollado, recto, temeroso de Dios, santificado, apartado del mal, ¿no haz considerado a este líder de mi pueblo, al gran Job?.
    Y Satanás se fija cuidadosamente en todas las personas que tienen alguna responsabilidad en la obra de Dios, esta es una de sus tácticas principales. El se fija en todos aquellos líderes porque sabe que estas personas son las que probablemente podrían hacer más daño a su reino, porque sabe que estas son las personas que Dios pudiera usar para quitar a muchas almas de sus garras, estamos hablando de las garras del diablo. Se fija en todos los ministros de Dios, en todos los pastores de la iglesia de Dios, en todos los ancianos y diáconos en la iglesia local, estas son las personas que siempre son los blancos especiales de sus ataques, estas son las personas que el quiere atacar en la forma más directa posible. Esto es una cosa sencilla, en los tiempos de guerra, los francotiradores miran siempre a los que son líderes, los que tienen algún puesto de mando, alguna responsabilidad. Satanás sabe que si puede lograr que cualquier líder de la iglesia de Dios o cualquier persona con responsabilidad en la iglesia local caiga, si puede lograr que cometan errores, que caigan en graves pecados, si el puede lograr a algo parecido a lo que quiso lograr con Job, sabe que esto le servirá para debilitar la obra y para dividir la iglesia local.
    El diablo no puede lograr la destrucción de una iglesia local y no puede acabar con la unidad de la iglesia local a menos que pueda hacer algo desde el principio con el liderazgo de esa iglesia (humanamente hablando) y si el diablo no puede hacer algo en contra del pastor entonces se contentará con algunos otros maestros o simplemente se dedicará a atacar a la familia de estas personas, si no les sirven en este caso los ministros y los líderes, puede lograr sus propósitos atacando a cualquier esposa (del pastor, diácono, etc.) si las parejas no sirven para sus propósitos, entonces atacará a los hijos, que le servirán de igual manera para armar un escándalo, para dar mal testimonio, para atraer reproche a la obra del Señor, a los ministros, a los diáconos, a los maestros, a sus esposas, a sus hijos, a los que, en este contexto, son identificados abiertamente como una parte del liderazgo en esa iglesia, se va a dirigir abiertamente en contra estas personas y es por lo tanto que hay una larga lista de requisitos para ministros e incluso una lista sorprendente para personas que ejercen el oficio del diaconado en la iglesia local, porque estas personas son normalmente los primeros que serán atacados por el enemigo.
  3. Si no puede lograr que estos líderes caigan en descrédito, en reproche, en pecado, entonces se dedicará a desanimar tanto a estos líderes como a los miembros de la iglesia. Si no le sirve el ataque directo, le servirá el desánimo, si los puede desanimar, logrará prácticamente los mismos propósitos y hay muchos que siempre se sienten desanimados, frustrados, bloqueados, desilusionados con la obra que están tratando de hacer, y que luchan constantemente con la idea de que su trabajo ha sido un fracaso, su ministerio no ha tenido éxito, sus esfuerzos evangelísticos de nada han servido, en este caso se enfrentan constantemente con una larga lista de maquinaciones de parte del enemigo que tienen el propósito de decirles, es en vano lo que ustedes hacen, después de tanto tiempo ¿tan pocos?, después de tanto esfuerzo evangelístico ¿ningún fruto? Y así, este enemigo se dedica, en el caso de los lideres de la iglesia con desánimo, a tentarlos a que cambien su mensaje, a que den la bienvenida al movimiento carismático moderno, a que convierta la iglesia en un pequeño club social, a que caigan en estos métodos carnales de manipulación y chantaje en la iglesia, a que siempre estén apapachando y solapando los pecados de algunas personas en la iglesia. Este tema se relaciona directamente con la iglesia, a muchos líderes los tienta a descuidar la disciplina, a bajar o rebajar las normas bíblicas para los miembros a ya no hablar de ciertas cosas.
  4. Hay que fijarse en lo que sucede, si un método no sirve, entonces comienza con otro y si todo esto no es suficiente, entonces se dedica a armar conflictos, desacuerdos y pleitos entre los hermanos.
    Esto es lo que vemos, se lanzó a atacar a Job, comenzando con todo tipo de pecado, quitándole todo tipo de bendiciones, logrando que Job se quedara desanimado, decepcionado, cuestionando inclusive su salvación, y luego como esto no servía, o bastaba para lograr su meta se dedicó a armar toda una larga lista de pleitos y conflictos entre Job y sus amigos. Y esta es la táctica que vemos hasta el presente, Satanás levanta siempre un espíritu crítico, un espíritu descontento (ahí están todas las personas criticonas, que no necesitan ayuda de nadie, no necesitan la inspiración del enemigo, que no necesitan apoyo de nadie para que suelten su lengua y digan cosas que no deberían decir), pero el punto es que, si los otros métodos no sirven, estará más que contento y satisfecho con criticar y condenar, si no a los líderes, a otras personas en la iglesia.
    Pablo fue criticado, falsamente condenado, atacado continuamente por los miembros de la mayor parte de las iglesias que el había fundado, le criticaron, le acusaron de ser un farsante, de defraudar a los hermanos, de tener motivos económicos metidos de por medio, de ser asalariado, de andar en la carne, de no cumplir sus promesas, de no amar a sus hermanos, le presionaban sus motivos, y así una larga lista de cosas, pero nada diferente a lo que vimos en el caso de nuestro Señor Jesucristo, las mismas críticas, las mismas acusaciones, las mismas tentaciones.
    Pero lo hizo, en el libro de Job, convirtiendo a sus tres mejores amigos en sus peores enemigos. Estos tres amigos que llegan para apoyar, que llegan para animar, para restaurar a Job en su puesto de liderazgo, terminan atacándolo, acusándolo de increíbles cosas, si Satanás dijo hipócrita, ellos dijeron endemoniado, pero que un demonio. Terminaron divididos entre si, tanto ellos como Job pecaron repetidas veces, Job se puso a la defensiva, ellos se pusieron al ataque. Y Satanás comenzó a divertirse algo.
¿Qué es lo que Satanás quiere lograr al actuar así, cuáles son las metas que tiene metidas de por medio, cuáles son sus intenciones?
  1. Hacerles daño. Esto es fácil de entender, nos quiere perjudicar, este es un hecho, el no puede hacer nada en contra de su Creador, el no puede lanzar ningún ataque en contra del Trono del Universo, entonces se contenta con atacar a los que le pertenecen al Dueño de ese trono, se contenta con atacar, en el lenguaje de ambos testamentos, a las joyas de Dios, su pueblo querido, su muy amado pueblo. Se lanza en contra de todos los creyentes y lo que quiere hacer es un daño espiritual muy grave, ese es un hecho, una severa herida, un golpe en contra de nosotros en sentido espiritual para que lo pueda echar otra vez, en la cara de Dios. Nos quiere obstaculizar, nos quiere estorbar, en 1 Tesalonicenses 2 Pablo dice: nos estorbó, nos impidió Satanás.
    Nos quiere impedir y estorbar en todo lo que hagamos para servir a Dios, el nos quiere estorbar. Nos quiere impedir en nuestro servicio. Nos quiere estorbar en nuestro crecimiento. Nos quiere bloquear en nuestro testimonio. Nos quiere impedir, nuestra comunión con Dios.
    En todos los esfuerzos que hagamos para servir a Dios existe un enemigo que se levanta para oponerse a nosotros, y que si puede lograrlo, nos va a impedir, nos va a estorbar, nos va bloquear, si es que nosotros le damos una ventaja, en el contexto que ya mencionamos de levantar una actitud crítica en la iglesia, se necesita una sola persona para armar todo un conflicto en la iglesia local.
    Satanás sabe perfectamente lo que tiene que hacer para estorbar, lo tiene apuntado, ya le ha servido, el sabe que usted se va a desanimar, que usted se dará por vencido, que usted va a correr como un niño asustado, el sabe, y en la mayoría de los casos, es la mas mínima oposición, la más mínima incomodidad, la más mínima palabra crítica, etc. Ya sabe que no necesita mucho para estorbar, para impedir, para bloquear a la mayoría de nosotros, incluso a veces se queda con la pura sombra de un problemas.
  2. ¿Qué tiene que hacer para detenernos aquí? Quiere que caigamos en pecado y para esto tiene otra lista, la de los pecados en los que ya hemos caído. Lo vuelvo a repetir, no es omnisciente, no es omnipotente, pero tiene una lista que le puede servir, si no lo tiene de memoria, lo puede producir, la puede pedir, y comienza a planear una estrategia, y sabe que cualquier pecado, en general, le servirá para traer otras consecuencias.
  3. Si esto no le sirve, le bastará con que demos un mal testimonio. Esto también le sirve, mal testimonio en la familia, en el matrimonio, en el trabajo, con los vecinos, en la iglesia, frente a los hermanos. Cualquiera de estas cosas le sirve para desacreditar, para criticar, para decir exactamente lo que dijo en el caso de Job, puros hipócritas, y aún más sabe que este mas testimonio puede desanimar a los buscadores, puede desanimar a los nuevos creyentes, puede hacer un grave daño espiritual a personas nuevas.
  4. También, si esto no le sirve; con la flojera, negligencia y descuido se tendrá por bien servido. Si el puede lograr que dejen de orar, de alimentarse de la Palabra de Dios, que sean descuidados y negligentes en asistir en cualquier actividad o responsabilidad básica de la vida cristiana, entonces ya tendrá una gran ventaja, una ventaja tremenda sobre esta gente, y por lo tanto, la Palabra de Dios dice: ser sobrios, velad porque vuestro adversario, el diablo, como león rugiente anda alrededor, buscando a quien pueda devorar, y cuando este león encuentra a los creyentes medio dormidos, negligentes, flojos, descuidados o irresponsables en sus responsabilidades básicas de la vida cristiana sabe que ya tiene la ventaja que estaba buscando, porque en tiempo de guerra el elemento de sorpresa en el campo de batalla es el factor decisivo en todas las luchas. Satanás no solamente quiere agarrarnos desprevenidos, medio dormidos (el Progreso del Peregrino habla en una forma tremenda de todos los peligros metidos en esto), sino que nos quiere:
  5. Desanimar en todas nuestras luchas contra el pecado, esto es una guerra psicológica, emocional, que el enemigo lleva a cabo íntima y personalmente en contra de cada creyente todos los días de su vida. Diciéndole, ¿cuántas veces has caído en el mismo pecado? ¿cuántas veces has tenido las mismas tentaciones y luchas? ¿Cuántas veces te he agarrado de sorpresa y te he conducido a hacer algo que no tenías intención de hacer? ¿Cuántas veces has sido negligente y descuidado en tus responsabilidades? Pero nos quiere atacar así en nuestra lucha permanente en contra del pecado. A menos que el diablo puede lograr que pequemos, queda completamente desarmado en este asunto, pero a condición que logre eso, logra su propósito, su única arma poderosa en todo esto es el pecado y nos quiere desanimar en nuestra lucha personal en contra del pecado y en nuestra lucha para evangelizar, comenzando con los miembros de nuestra familia, comenzando con nuestros seres queridos, comenzando con las personas por quienes realmente sentimos una verdadera preocupación, quiere desanimarnos, quiere que nos demos por vencidos, quiere que ya no oremos por esas personas, hay un dicho que dice que "Ningún ministro del Evangelio puede darse el lujo de estar desanimado" menos deprimido, pero si esto es así con los ministros del Evangelio, cuanto más con todos los creyentes, aquellos que ingresan a la iglesia de la membresía de la iglesia y siempre están tristes, desanimados, descorazonados, etc. Hay tantos textos que dicen que hemos de animarnos, que hemos de exhortarnos unos a otros, pero si no puede lograr este desánimo.
  6. Estará más que contento con dividirnos. Esto es mejor incluso, porque sabe que divididos entre si nada podemos hacer, divididos entre nosotros no podemos hacerle nada a nuestro enemigo, no podemos pelear ni defendernos en contra de él, porque ahí estamos malgastando todo nuestro tiempo peleando entre nosotros mismos.
    Quiere que nos veamos los unos a los otros como grandes enemigos. Hay las personas que toman todo lo que se hace o dice en la iglesia como si fuera algo personal, y no hay nada personal metido de por medio aquí. ¿Saben como empieza esto? Con las personas miembros de la misma iglesia, no quieren solucionar, no quieren resolver sus problemas bíblicamente, dos miembros de la misma familia, dos personas unidas en matrimonio comienzan a tener problemas y terminan contaminando y contagiando a otras personas de su misma familia, luego a otras personas de la iglesia, todos estos frutos, celos, iras, contiendas, divisiones, la lista de frutos de la carne, que Satanás sabe perfectamente bien cuanto le pueden servir estos conflictos, como pueden acabar con la paz, como pueden quitar la tranquilidad, como pueden acabar con la unidad de la iglesia, y todas estas cosas no tienen más importancia que prejuicios, supuestas ofensas; si las personas se dejan ofender por cualquier cosa, esto es lo que están buscando, en vez de lo contrario, el esfuerzo para mantener la unidad, el amor fraternal, si se dejan dominar por un espíritu juzgador, pro un espíritu crítico, cualquier cosa le puede servir.
  7. Quiere confundir a todos los creyentes posibles respecto a las doctrinas más importantes de la Palabra de Dios, siempre anda cuestionando, sembrando dudas respecto a las doctrinas y enseñanzas, las que supuestamente no deberían ocasionar duda alguna, son precisamente las que el utiliza para que los creyentes empiecen a vacilar y a dudar y a cuestionar y a sentirse llevados por todo viento de doctrinas.
    Satanás sabe perfectamente bien que confundidos sobre las doctrinas más básicas de la Palabra de Dios, le sirve también y por lo tanto hay que hacer un esfuerzo especial para que todas las personas con dudas, preguntas, cuestionamientos, si es que realmente quieren salir de dudas, se les explique. Cuando se hace un pacto de la iglesia todos nos comprometemos a no dudar, a no ser negligentes, a no tener dudas, a no hacer todo lo que hemos visto en la lista, y ¿esto por qué?, no es más que medicina preventiva, de eso se trata.
  8. Este punto es el más común, quiere que seamos infieles, es más de lo mismo, infieles en asistir, infieles en orar, infieles en apoyar, infieles en servir a Dios a través de su iglesia, y todas las personas que pretenden servir a Dios fuera del contexto de una iglesia están fuera del orden bíblico y van a rendir cuentas a Dios en el día del juicio y van a perder por haber vivido en esa desobediencia a Dios, esto es algo ordenado por la Palabra de Dios.

Al diablo no le preocupa que se unan a cualquier iglesia, pero si le preocupa mucho que sean infieles en cuanto a todas las responsabilidades básicas, la responsabilidad más básica que es vivir una vida santa, busca que todos sean infieles en ese sentido.

Metas principales en todo esto

  1. 1. Impedirnos, obstaculizarnos. Y todo lo anterior le sirve. IMPEDIR QUE SEAMOS SALVOS, el hace un esfuerzo tremendo (aquí el ejemplo del caso de la mujer a quien encerraban amarrada en un closet cada domingo para que no pudiera ir a Neza a escuchar la predicación, esto durante 3 meses) para que las personas no entren en contacto con el Evangelio de Cristo, con el Evangelio de la gracia de Dios en Cristo, pero si esto no lo puede impedir, que entren en contacto, que sean salvos o hagan un profesión de fe, entonces:
  2. Querrá que se conviertan en apostatas. Que todos los que han recibido el Evangelio, que han hecho una profesión de fe terminen apostatando. Y esta meta es principal, porque Satanás sabe perfectamente bien que los verdaderos creyentes no pueden convertirse en apostatas. ¿Qué es un apóstata? Es una persona que se identifica con Cristo y su Evangelio, dice creer, normalmente es bautizada y recibida como miembro de la iglesia y luego después de un tiempo largo o corto, renuncia a su profesión de fe, se vuelve a su religión falsa o al mundo. Pero Satanás sabe perfectamente bien que los verdaderos creyentes no pueden apostatar, no pueden perder su salvación, no pueden irse para atrás en forma definitiva, en forma total, serán preservados por Dios y perseverarán como consecuencia (hay dos aspectos del tema, son preservados por Dios y por lo tanto continúan o perseveran en la fe, la fe que es don de Dios, no es de origen humano, no nos la quitan nunca a los que somos verdaderos creyentes y esta fe nos preserva en el camino), pero al mismo tiempo que Satanás sabe que ningún creyente verdadero puede apostatar el no sabe a ciencia cierta quienes realmente son creyentes, porque no es omnisciente, como lo hemos dicho y no puede leer el corazón y los pensamientos de un ser humano y el hacer exactamente lo que nosotros hacemos: mira los frutos, se fija en la conducta externa, en el comportamiento de esta persona, juzga su profesión de fe, lo que esta persona cree, lo que dice y afirma. Se fija en todo lo externo, en la experiencia de esta persona, se fija en todo el paquete de sus pecados, en sus debilidades… y en muchos casos se equivoca. Se equivocó Satanás en el caso de Job, Satanás no estaba bromeando, no estaba inventando, no estaba especulando, había llegado a la plena certidumbre de que Job era un hipócrita, pero se equivocó y tal como se equivocó en el caso de Job, se equivoca muchísimas veces hoy día. Spurgeon dijo "Nunca le ha sido permitido a Satanás leer los nombres que se encuentran escritos en el libro de la vida del Cordero". Satanás nunca ha puesto sus ojos sobre los nombres en esta lista de los escogidos de Dios, les son desconocidos a nuestro enemigos, y por lo tanto nos ataca a todos por igual, anda como ese león alrededor buscando a quien pudiera devorar, y por lo tanto debemos de asegurarnos de nuestro llamamiento, de nuestra elección y resistir al diablo en todos sus esfuerzo para conducirnos hacia la apostasía.
    Esta es su meta, quiere que tu yo renunciemos a nuestra fe en Cristo y nos volvamos al mundo, y lo ha logrado en tantos casos, en los grupos carismáticos pentecostales por la puerta principal hay una fila de gente que está entrando y por la puerta trasera hay una lista de las estadísticas recopiladas y apuntadas de todos los grupos que se identifican como evangélicos en este país, hablando de los grandes grupos de pentecostales y carismáticos, el 69% de las personas que hicieron una profesión de fe en Cristo Jesús en este país en un lapso apenas de 10 años se volvieron para atrás, se convirtieron en apostatas, (por un estudio publicado por una organización evangélica de América Central, estudio realizado por 10 años en la República Mexicana 1994-2004) casi el 70%. Claro esto dice mucho desde un principio acerca de la clase de iglesia con la cual se habían unido, esto dice mucho acerca del Evangelio que habían profesado creer, esto dice mucho acerca de su profesión de fe incluso, porque una persona verdaderamente convertida no puede apostatar.
    Y esto quiere decir que prácticamente el 70% de las profesiones de fe en este país, en un lapso de 10 años eran profesiones de fe falsas y ahora se encuentran no necesariamente en la iglesia católica romana, la mayor parte de esta gente se encuentra viviendo en el libertinaje y en el mundo, otra vez se enlistaron, se entregaron a las garras del enemigo de sus almas para servirle felizmente, es una abominación, es un escándalo, lo que la Biblia dice acerca de cómo debemos tratar a una persona apóstata. Van a comer con sus ex amigos apostatas, no ex amigos en el sentido cristiano pero ahora son muy amigos en la carne y tienen más en común de lo que tenían en común cuando todos profesaban ser seguidores del Maestro, ahora se llevan bien, ningún conflicto, nada de desánimo, nada de flojera en el servicio al diablo y sus pecados, y en sus concupiscencias más que animados. Hay personas que se engañaron en uno de esos grupos, después entran en contacto con el Evangelio verdadero lo suficiente para descubrir que no quieren tener nada que ver con Cristo y su Evangelio, más de lo mismo, pero mucho más peligroso que apostatar de algo netamente falso.

¿En que cosas se fija Satanás? Tiene su lista:

  1. Inmadurez
  2. Falta de conocimiento
  3. Tendencias pecaminosas
  4. Debilidades en su carácter
  5. Problemas en su matrimonio
  6. Necesidades económicas
  7. Pecados que no han sido mortificados
  8. Enfermedades espirituales que padecen
  9. etc

A nosotros nos daría un shock si se nos permitiera ver esa lista que tiene y donde nuestro nombre la está encabezando. Y el diablo hace su lista de todos los factores que le pudieran servir en estas metas y esto le da una tremenda ventaja; si son concupiscencia, si es soberbia, si es avaricia, si son idiosincrasias de nuestro carácter, si son malos hábitos, si es falta de control sobre la lengua, si somos de esa clase de gente que se deja llevar por sus estados de ánimo y emociones, si son las ambiciones, sueños, anhelos, en todo se fija, sus pasatiempos, sus diversiones, películas que ve, libros que lee, todo el paquete, y siempre está buscando alguna ventaja. Si somos fuertes y firmes nos tienta a sobreestimarnos y a caer en la soberbia; si somos inestables y temerosos nos tienta a preocuparnos y a desconfiar constantemente; si somos deficientes en nuestros conocimientos, siempre nos está tentando a creer en tonterías a caer en errores doctrinales; si nuestro temperamento es fuerte nos tienta a que seamos duros; si somos maleables y flexibles nos tienta a comprometernos con el mundo; si sabemos mucho nos tienta menospreciar a los que saben poco, una tras otra táctica, y el diablo adapta todas esas tácticas como el pescador cambia su anzuelo, como el cazador usa un rifle o una escopeta.

Y Satanás se fija en los momentos de mayor vulnerabilidad, se aprovecha de la tristeza o la felicidad, se aprovecha del desánimo o del cansancio, del temor, de la preocupación, en el momento del enojo el enemigo está ahí cerca, en el momento de frustración y molestia está ahí a un lado de nosotros para decirnos algo al oído, no vamos a escuchar una voz, se fija en los momentos de confusión, se fija cuando nos sentimos ofendidos y también se fija cuando estamos relajándonos, cuando estamos tranquilos, calmados, cuando andamos de vacaciones, se fija en nuestra condición, vocación, educación, situación financiera, en la cuestión de si somos padres, hijos, esposos, esposas, suegros, yernos, siervos, amos, solteros (quienes están sujetos a una larga lista de luchas internas y tentaciones); se fija en la condición física de este cuerpo, su salud, enfermedades; se fija en todos nuestros afectos, en las personas que amamos, las personas que queremos, las posesiones materiales.

Al escuchar todo esto surge la pregunta que es inevitable ¿Por qué permite Dios que Satanás haga todo esto? ¿Por qué le da permiso, le da licencia, para investigarnos, para considerar nuestro caso, para hacer su lista de cosas que le pudieran servir? ¿Por qué permite Dios que Satanás tenga este conocimiento íntimo de nosotros los creyentes? ¿No parece ser contraproducente? ¿No parece ser como incongruente para los propósitos de Dios?

Y Dios no le contestó a Job, pero vamos a tratar de especular y estas especulaciones se pueden basar en la Biblia, porque no estamos viviendo en los tiempos de Job, tenemos toda la revelación divina en nuestras manos en forma final y completa y entendemos muchas cosas que ni siquiera Job entendió. Hay dos respuestas:

  1. Dios permite todo esto para nuestra santificación, ¿qué es esto? Estamos después de ser justificados y salvados, sujetos a un proceso que durará de por vida de santificación. Lo vemos desde al Antiguo Testamento, Dios dejó a los filisteos, dejó a algunos de los peores enemigos de Israel en la tierra prometida para que Israel aprendiera a defenderse, a pelar, a madurar, a crecer y en este contexto Dios hace lo mismo con nosotros, para enseñarnos nuestras debilidades, para corregir nuestros errores, para mantenernos despiertos, alertas, para que no nos relajemos y no nos quedemos dormidos a mitad de camino, para que seamos obligados a depender de Su gracia; para que dependamos de su poder, su ayuda, su gracia, todo esto de vestirnos de toda la armadura de Dios es el mismo asunto; para perfeccionarnos, para moldearnos.
    Pero vean perfectamente el instrumento usado para lograr esto, ¿cuál es el instrumento? Aquel que, dijimos en el principio del estudio, aquel que afirmaba no ser ningún siervo de Jehová; al que afirma que el no sirve a nadie, vean perfectamente esto, está sirviendo a Dios indirectamente, sin darse cuenta, sin entender el asunto, ¿Cuánto le sirvió a Job?, ¿cuánto le ayudo a Job?, ¿cuanto sirvió para la madurez, el crecimiento y la utilidad del gran siervo Job? ¿Cuánto?
  2. Vean, Dios permite todo esto para nuestra santificación y PARA SU GLORIA, Dios no sería glorificado tal como lo es al meternos en este tipo de oposiciones y dificultades, Dios es glorificado por nosotros en una forma que no es glorificado en el cielo, no hay oposición en el cielo, Satanás no puede acusar a ningún creyente que haya llegado a ese lugar bendito, no. Pero aquí en la tierra hasta los ángeles de Dios miran y se quedan atónitos y glorifican a Dios al ver como el utiliza, y me atrevo a decirlo, en el buen sentido de la palabra, a su siervo Satanás. ¿No has considerado a mi siervo Job? Y nosotros en el día de hoy hemos considerado a su siervo Satanás. Y no estamos haciendo a Dios responsable por la maldad, por la malicia, por el pecado que el diablo anda engendrando en este mundo, no, en el buen sentido de la palabra, estoy diciendo que Dios se preocupa tanto por nuestra santificación, por nuestra madurez, para que nosotros aprendamos a pelar las guerras de Jehová y a depender de su gracia, que Dios es capaz en su sabiduría y soberanía de usar en forma indirecta hasta sus propios enemigos, y el mayor de ellos siendo Satanás mismo, para nuestro propio bien. Todo esto es para nuestro bien.
    Cuando digo para su gloria, hay detalles aquí, Dios se fija en precisamente hasta cual punto Satanás nos puede probar o tentar. Esto lo vemos con Job, ¿hasta cual punto lo puedo tocar? ¿Quería saberlo Satanás? Y Dios le dijo: hasta ese punto, y Dios se fija en como nos sostendrá en esa prueba, se fija precisamente en lo que el hará para sostenernos, la promesa en 1 Corintios dice que no permitirá que seamos probados más allá de la capacidad misma que el nos da para vencer esa tentación.
    Se fija especialmente en el primer punto, ¿Cómo nos santificará a través de estos ataques del enemigo? Se fija en como seremos santificados y esto es lo que sucedió con Job, Job fue santificado, exaltado, grandemente recompensado a fin de cuentas, todo a través de los ataques del enemigo.
    Y se fija por último en como usará a Satanás para lograr estos propósitos.

Cuan grande es Dios, ¿Cómo usará al enemigo de nuestras almas para proporcionar u obrar en nosotros muchos beneficios espirituales?

Dios se fija en todo eso.

En la zona metropolitana del Distrito Federal usted puede escuchar nuestro programa todos los domingos a las 8:30-9:00am en la frecuencia 560AM
PARA SOLICITAR LIBROS O CASSETTES COMUNICARSE AL E-MAIL:74173.1540@compuserve.com
AL TELEFONO EN LA CD. DE MEXICO: (01) 5793 0216, EN LOS ESTADOS UNIDOS: (918) 251 5525
ENVIAR CORRESPONDENCIA A LA DIRECCIÓN: Calle Alamos No 351, Colonia Ampliación Vicente Villada, CD. Netzahualcóyotl, Estado de Mexico, CP 57710

 

Ministerio 100% bíblico
Hacemos traducciones cristianas del Inglés - Español - Inglés
Consulta nuestro índice de libros que podemos traducir para tí.
Tenemos obras cristianas desde el siglo XV en formato electrónico.

"Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos." (2 Timoteo 2:1; 4:3-4)

Este sitio está siendo desarrollado por:
Martha Iñiguez Moreno
Por favor, haga llegar cualquier comentario sobre el mismo a:

lady59cat@yahoo.com.mx


Ladycat